El deportista Perfecto | por David Ed Castellanos Terán

¡Oh rey Pelé, te fuiste pero el mundo entero te recordará para la eternidad, y en los pasillos de Televisa Tampico quedará por siempre tu anécdota divertida y llena de enseñanza!

El tricampeón del mundo, Edson Arantes do Nascimento murió a la edad de 82 años. No logró ver a Neymar JR alzar la copa de campeón, pero si pudo hondear en más de una ocasión la bandera de los Estados Unidos de America, tal vez, por eso le costó mucho trabajo a Andrés Manuel López Obrador enviar el pésame a los familiares y fieles al mejor del mundo y de la historia de la humanidad.

Con tres campeonatos mundiales, discreto en su vida privada y sin grandes escándalos mediáticos, el responsable del “juego bonito”, ya está en el cielo, pero su recuerdo vivirá para la eternidad en el corazón y memoria de todos.

La esencia del mejor futbolista brasileño de todos los tiempos, en una ocasión allá por el año 2004, se hizo presente en instalaciones de Televisa Tampico. El jefe de deportes de Punto de Vista, Oscar Rodríguez Lugo, como todos los días y como siempre, corría de un lado a otro por los pasillos de la televisora ; “El Chato”, siempre de prisa y estresado recibió la visita del rey del fútbol, solamente él lo sabía.

Aquella tarde de primavera del 2004, Rodríguez Lugo debía elegir a su nuevo colaborador de Servicio Social, nadie le aguantaba el ritmo, y había varios interesados en probar suerte con el de deportes; Oscar, debía aplicarle un test al último interesado, un alumno de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UAT, joven recomendado por el licenciado Carlos Alfredo Montiel Ramírez, ex colaborador y brazo derecho de los compadres Ignacio de Jesús Morales López y Guillermo Gutiérrez González, ese famoso par que sólo el domino en “El Porvenir”, les ganaba.

Entonces entre las prisas vespertinas El Chato, recibió al estudiante que entre varias preguntas que le hicieron solo hubo una que no pudo contestar, al fin desesperado e hiperactivo como chivo en cristalería, eligió entregar el test con el resto de las preguntas resueltas pero como cosa curiosa, esa la dejó en blanco; fue chistoso, quizás a usted también le ha sucedido que tiene la información en la lengua, en la puntita pero no le sale.

Así le sucedió a ese idealista, amoroso y romántico neocomunicador; del nombre de Pelé, simplemente, nunca se acordó.

Finalmente Oscar Rodríguez Lugo optó por quedarse con ese juvenil universitario, se convirtió en el prestatario favorito; nunca le falló, tampoco desilusionó al Monti, y se ganó la confianza de Memo y de Nacho hasta que les colmó el plato y el imberbe reverente e insolente comunicador eligió renunciar a Televisa del Golfo antes de que el licenciado Francisco Azcarraga López, lo echara.

Esa fue la anécdota que el  rey Pelé tuvo con la gente de Tampico, una historia de la que nunca se enteró Edson Arantes, pero que sigue siendo tema de risas entre el “Chato” Rodríguez Lugo y David Edgardo Castellanos Terán, “el pantera”, “Rayita”, “Tongo” o “examigo”, el comunicador que esto escribe y que tiene más de mil sobrenombres. El chiste es que Pelé fue el que sin saber marcó la trayectoria de este aprendiz de la comunicación que sin dudarlo y con toda humildad cuando entrevista a alguien siempre le pregunta “su nombre completo y qué cargo tiene”, no le importa las risas y las burlas de sus compañeros, porque aunque  conzoca a la perfección la historia y andares oscuros del entrevistado, otro fallo como aquel no se lo volvería a perdonar.

En la intimidad… Lo que usted vea en Messi, Ronaldo, Mbappé o cualquier futbolista del mañana, antes, ya lo hizo Pelé.

Feliz 2022 y que tengas un mejor 2023.

davidcastellanost@hotmail.com
@dect1608