Pedaleando la Noticia: «El diputado respondón»

Por: Victor Muñiz.

Vaya que GUSTAVO CÁRDENAS GUTIÉRREZ se metió en «camisa de once varas» al iniciar desde hace meses una lucha frontal contra el gobierno del estado, directamente contra el Gobernador FRANCISCO JAVIER GARCÍA CABEZA DE VACA, sólo por mencionar nombres y a las cosas como son.

Desde hace tiempo, el político metido a empresario o viceversa ( ya no se qué fue primero ) empezó a arremeter contra la figura gubernamental.

Tal parece que el «muchacho alegre» y militante del partido Movimiento Ciudadano no tomó en cuenta lo que le sucedio en su momento al edil Victorense EDUARDO GATTÁS BÁEZ quien sintió en la espalda la mano dura de un gobierno antagónico a su partido protector como lo ha sido Movimiento Regeneración Nacional ( Morena ).

Para entrar en contexto, el que esto escribe le preguntó en una ocasión a GUSTAVO
si el gobierno del estado tendría alguna deuda o facturas pendientes por pagarle como proveedor de servicios, a lo que el diputado haciendo alarde de su valentía contestó de manera tajante: » A mí no me deben ni la risa», lanzando una carcajada que retumbó en los pasillos del Congreso del estado.

En esa ocasión ( 2 de agosto ) el diputado que salió muy respondón, exigió al gobierno del estado pagar las deudas contraídas con los prestadores de servicios, cuyos montos oscilaban entre los 4 a los 6 mil millones de pesos, según lo explicó.

Desde esas fechas, el «GUS» le empezó a «jalar los pelos al diablo» al iniciar una serie de señalamientos contra las anomalías que se están cometiendo en las postrimerías de la
de la presente administración estatal.

Envalentonado por sentirse arropado por la fracción morenista, el diputado local «no le tanteo el agua a los camotes» y ahora tal parece está pagando las consecuencias al ser afectado con la clausura de su restaurante y gasolinera, cuyos negocios tiene operando en la capital del estado.

Ante estas situaciones «raras», ha trascendido que el diputado naranja hace algunas semanas negoció con autoridades estatales para el pago de 2 millones de pesos que estaban pendientes de liquidarle por la prestación de algunos servicios como proveedor del gobierno de la entidad.

Se presume que en dicha negociación estuvo presente GERARDO PEÑA FLORES Y FÉLIX FERNANDO GARCÍA AGUIAR, ambos representantes del Gobierno estatal y Congreso del Estado respectivamente.

Se desconoce cuál fue la condición de pagar el adeudo pendiente, sin embargo lo que sí esta más claro que el agua del «Río San Marcos», es que al diputado-empresario algo no le gustó del referido pacto y prefirió arremeter contra la administración estatal sin medir las consecuencias.

Ahora resulta que el diputado victorense se duele y asegura que el cierre de sus negocios tiene tintes políticos.

Sería bueno que el diputado de MC explicara de viva voz si hubo o no negociación con las autoridades y con esto callar aquellas bocas que aseguran que el empresario victorense una vez más logró sacar provecho de su figura política, la que tal parece le ha traído estupendos dividendos económicos.

En sus más de treinta años de «moverse» en los escenarios de la política, a GUSTAVO le pasa como a los frijoles; «arriba o abajo, pero siempre dentro de la oya» y eso, lo ha sabido aprovechar.

Como dicen en mi rancho «pueblo chico, infierno grande» y aquí en Victoria, todo se sabe y lo que no, se inventa.

Me despido…
Gracias por todo.