Pedaleando la Noticia: Manotazo sobre la mesa.

Por: Víctor Muñiz.

El gobernador electo de Tamaulipas AMÉRICO VILLARREAL ANAYA dijo estar preocupado por las acciones que a última hora están siendo implementadas por la actual administración estatal y que podrían meter en dificultades económicas a su gobierno.

En rueda de prensa aseguró que no permitirá que su mandato quede menguado económicamente debido a la basificación masiva de al menos 4 mil trabajadores de confianza.
Estableció que estará vigilante para conocer si dicho procedimiento está debidamente sustentado y si esto no representará una carga económica para la nueva administración que iniciará el 1 de octubre de este año.

En su primera rueda de prensa como gobernador electo, destacó que le parece incongruente que a ocho semanas de concluir el gobierno de FRANCISCO JAVIER GARCÍA CABEZA DE VACA se estén aplicando acciones que atentan a la gobernabilidad.

Dijo que no tiene nada en contra del personal sindicalizado, pero en caso de ser necesario, se dará marcha atrás a las bases sindicales si éstas no están debidamente sustentadas y conforme a la ley laboral.

Vaya que el manotazo que dio AVA sobre la mesa, dejó en claro un posible contubernio entre la líder sindical BLANCA VALLES RODRÍGUEZ y su máximo patrón que es el gobierno estatal.

Otra preocupación que dejó en claro el ex candidato de la Coalición Morena PT y Verde Ecologista en los pasados comicios locales, fueron los cambios jurídicos implementados por los diputados tamaulipecos en su mayoría del Partido Acción Nacional.
Y es que según se ha ventilado, dichos legisladores podrían ser sometidos a JUICIO POLÍTICO por contravenir sus acciones, mismas que deberían ser para favorecer a la mayoría del pueblo de Tamaulipas, esto, tras darle más poder a la Fiscalía General de Justicia del Estado en materia de seguridad pública, una función que le compete al ejecutivo estatal pero que a los diputados les valió sorbete y no fue respetado por la mayoría panista.

AVA también dijo estar preocupado por que a últimas fechas, la dichosa super carretera Tam – Bajío ha sufrido modificaciones en sus trazos de construcción donde se presume se estarían gastando más recursos de lo programado y donde se deja entrever que se trata de beneficiar a unos cuantos empresarios constructores.

VILLARREAL ANAYA dijo que su preocupación es debido a que se estarían comprometiendo los recursos públicas que recibe el estado a través de las participaciones federales.

De esto último, no se descartó que el Gobierno de la Cuarta Transformación también pueda echar por tierra los nuevos trazos de construcción de la carretera que unirá a Tamaulipas con los estados del centro del país.

Con voz pausada pero firme, AMÉRICO VILLARREAL ANAYA enfatizó que NO habrá cacería de brujas en las auditorías que se llegasen a practicar contra el gobierno saliente, sin embargo dejó en claro que las presuntas anomalías deberán ser respondidas por cada uno de los funcionarios que participaron en estos seis años de administración cabecista, también conocido como el gobierno del cambio.

 

Me despido…
Gracias por todo.