Líder de la ONU llama a frenar el cambio climático

Sharm El Sheij, Egipto.- La única forma de “poner fin a todo este sufrimiento” de “una autopista al infierno climático” es que el mundo coopere o perezca, advirtió ayer el jefe de Naciones Unidas a docenas de líderes mundiales reunidos para una cumbre internacional sobre el clima.

Está previsto que más de 100 líderes hablen en los próximos días sobre cómo enfrentar una situación que va a peor y que los científicos describen como el mayor desafío de la Tierra. Casi 50 jefes de Estado o gobierno empezaron a tomar el estrado ayer, en el primer día de diálogos de “alto nivel” en esta edición de la cumbre climática de Naciones Unidas, conocida como COP27.

Buena parte del interés estará en los líderes que relatarán ejemplos de devastación causada por desastres climáticos, en especial el discurso de hoy del primer ministro de Paquistán, Muhammad Sharif. Las inundaciones del verano en su país causaron daños de al menos 40,000 millones de dólares y desplazaron a millones de personas.

“El planeta se ha convertido en un mundo de sufrimiento (…) es hora de poner fin a todo este sufrimiento”, dijo el presidente de Egipto, Abdul Fatá el Sisi, anfitrión del encuentro.

“El cambio climático no se detendrá nunca sin nuestra intervención (…) Nuestro tiempo aquí es limitado y debemos utilizar cada segundo del que dispongamos”.El Sisi, que pidió el final de la guerra de Rusia en Ucrania, fue suave en comparación con el enérgico secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, que dijo que el mundo está “en una autopista al infierno climático”.

Guterres pidió un nuevo pacto entre países ricos y pobres para trabajar más de cerca, con ayuda financiera y un abandono del carbón en los países ricos para 2030 y en otros lugares para 2040. Pidió a Estados Unidos y China, los dos mayores productores de emisiones que cambian el clima, que trabajen juntos especialmente en materia climática, algo que hacían hasta hace pocos años.

“La humanidad tiene que tomar una decisión: cooperar o perecer”, dijo Guterres. “Es o bien un Pacto de Solidaridad Climática o un Pacto de Suicidio Colectivo”.

Sin embargo, la presión podría ser menos efectiva que en reuniones anteriores, debido a problemas de calendario y a los que no acudirán, llegarán tarde o enfrentan la cita con reparos.

La mayoría de los líderes se reúne justo cuando Estados Unidos celebraba unas elecciones parlamentarias que podrían resultar trascendentales. Después, los líderes de las 20 naciones más ricas tendrán su influyente reunión en Bali, Indonesia, unos días más tarde.

A eso se añade que “hay cumbres climáticas grandes y cumbres climáticas pequeñas, y nunca se esperó que esta fuera una grande”, indicó el director general de Climate Advisers Nigel Purvis, exnegociador estadounidense.

Con información de Agencias AP.