Sobrevive mexicana a la estampida de Itaewon en Korea

La mexicana Juliana Velandia, sobreviviente de la estampida de Itaewon (Seúl), que dejó 155 muertos, narró los momentos de angustia que vivió y aseguró que estuvo «a punto de rendirse», pero que fue rescatada por un joven surcoreano. Asimismo, reveló que hasta ahora no ha recibido ayuda de la embajada de México en Corea del Sur.

La estudiante de intercambio, y que se encuentra desde el pasado mes de agosto en Seúl, declaró que permaneció durante varios minutos bajo el cuerpo de un joven inconsciente y se enfocó en respirar por la boca, ya que la nariz la tenía obstruida, además de las piernas paralizadas, por lo que casi no se podía mover.

Había cuerpos abajo de mí y encima había un muchacho inconsciente que no me dejaba respirar (…) en un momento yo estaba a punto de rendirme, porque no podía respirar (…) entonces dije ‘ok, sigo yo», comentó la mexicana sobreviviente a la estampida.

En una entrevista con José Cárdenas, para Grupo Fórmula, Juliana Velandia consideró como un «milagro» ser una de las sobrevivientes y declaró que le debe su vida a un joven de Corea del Sur, quien la salvó de entre los cuerpos apilados tras el tumulto que se generó como parte de los festejos de Halloween en el barrio de Itaewon.

Comentó que ella y una amiga acudieron al barrio de Itaewon para los festejos del Halloween, pero que debido a la gran cantidad de personas decidieron meterse en un callejón para llegar a la estación del metro más cercana; fue en ese espacio de 45 metros de largo, cuatro de ancho y una pendiente pronunciada, donde ocurrió la tragedia.

«Una vez que nos empezaron a empujar y empujar, caímos, nos empezaron a aplastar, perdí de vista a mi amiga, me empezaron a aplastar el pecho, el tórax, los pulmones (…) hubo un momento en que no podía expandir mi tórax para respirar», declaró Juliana Velandia.

Acerca de la ayuda que ha recibido de la embajada de México en Corea del Sur, Velandia declaró que se comunicaron con ella para hacer el reporte y nada más, «es todo, no me han ayudado en nada más», comentó en el espacio informativo de José Cárdenas. En total, un par de mexicanas formaron parte de los 150 lesionados por la estampida en Itaewon.

Juliana reconoce que pensar en su madre fue uno de los motivos que le dio fortaleza para salir avante de la situación, «yo la quiero volver y voy a seguir viva por ella», dijo. Agregó que estuvo 40 minutos entre los cuerpos de las personas fallecidas, pues consiguió revisar su celular, y fue el tiempo transcurrido entre el inicio de la estampida y la intervención de los cuerpos de emergencia.

Declaró que ya se encuentra bajo tratamiento médico, pero pensó que no volvería a caminar, ya que no sentía sus piernas tras la estampida ocurrida en Seúl, Corea del Sur. Finalmente, le envió un mensaje a su familia radicada en México, «ya fui al hospital, ya me revisaron, todo está bien», concluyó.

Con información de Radio fórmula