Un hombre con una bomba en el recto causa desalojo de un hospital

El nosocomio francés Hôpital Sainte Musse fue evacuado después de que un adulto mayor llegó con un proyectil de artillería de la Primera Guerra Mundial alojado en su recto. El paciente de 88 años visitó el lugar para que le lograsen quitar el explosivo antiguo. Sin embargo provocó caos en el lugar debido a la «amenaza de bombra». De acuerdo con medios locales, se tuvieron que evacuar las áreas de emergencias para adultos de la zona pediátrica, así como las «emergencias entrantes».

Así ocurrieron los hechos

El pasado sábado 17 de diciembre el hombre llegó al Hospital Sainte Musse ubicado en la 54 Rue Henri Sainte-Claire Deville, de la ciudad portuaria Toulon, Francia. Él buscaba pedir una operación para que le quitarán el armamento militar del recto. Sin embargo, un portavoz del hospital dijo que «se produjo una emergencia» entre las 21:00 y 23:30, horas local. Dicho suceso tuvo que requerir la intervención del personal de desactivación de bombas además de la evacuación parcial del nosocomio. 

La reliquia de la Primera Guerra Mundial pudo ser extraída con éxito. Se trataba de un proyectil de casi 20 centímetros de largo y más de cinco centímetros de ancho. Asimismo, los expertos en la desactivación de bombas detallaron que había pocas posibilidades de que el armamento militar estallara dentro del hombre, por lo que esta noticia tranquilizó a los médicos y al resto del hospital. Pero de todas formas, la extracción del arma los dejó atónitos. Recordemos que esto se encontraba en el recto del adulto mayor de 88 años.

Esta es la razón por la que el hombre tenía insertado el proyectil

De acuerdo con el medio local Var-Matin, se cree que el paciente en realidad buscaba satisfacer su placer sexual. Lo catalogaron de pervertido por haber insertado el objeto por su ano. Los médicos confesaron que anteriormente habían visto de todo en la «penetración» de objetos vía anal. Dijeron encontrar manzanas, mangos, incluso una espuma de lata de afeitar. Era algo que ya consideraban hasta «común» de encontrar. Ya no les sorprendía que los pacientes llegaran con objetos inusuales insertados donde no deberían de estar.

«¿Pero un proyectil? ¡Nunca!», declaró uno de los médicos al extraer el proyectil perteneciente a la Primera Guerra Mundial.

Para extraer la artillería militar, los doctores tuvieron que meter al adulto mayor a cirugía, luego abrirle el abdomen y finalmente extraer la reliquia. Según los últimos informes del hospital, e hombre de 88 años ahora goza de una buena salud y se espera que se recupere por completo de la tremenda cirugía.

INFORMACIÓN DE EL HERALDO DE MÉXICO