Lindsay Lohan ficha para la televisión británica

Excélsior / TodoNoticias

MADRID.

La polémica actriz neoyorquina Lindsay Lohan fichó por la segunda temporada de Sick Note, una serie de Sky protagonizada por Rupert Grint, Nick Frost y Don Johnson.

La estadunidense de 30 años, cuya última aparición destacada en la pequeña pantalla fue un cameo en la comedia Dos chicas sin blanca, compartía en su cuenta de Instagram una fotografía en el set de rodaje con su nuevo look capilar, una media melena que seguro pondrá de moda, y junto al protagonista de Harry Potter y al reconocido comediante británico de 45 años. La pelirroja dará vida a la hija de Kenny West, personaje al que encarna el exmarido de Melanie Griffith.

Con este nuevo proyecto, Linsay habría logrado uno de sus mayores empeños: hacerse un hueco en la industria televisiva británica. Desde que decidió vivir en Londres para alejarse de las adiciones que habían marcado su juventud en Hollywood, la estrella cinematográfica ha trabajado duro por ser considerada en el Viejo Continente, sin desatender los compromisos que le llegaban desde el otro lado del Atlántico, que en los últimos años se podrían contarse con los dedos de una mano.