Películas deben mantenerse lejos «de la grilla» aseguró Guillermo Del Toro

Pinocho, la versión de Guillermo Del Toro que no se exhibió en las cadenas de cine comerciales, derivó en un taller de animación de stop motion en Guadalajara para impulsar el talento local en donde los jóvenes han demostrado su creatividad y talento.

Dijo que gracias a la beca que impulsa a nuevos creadores, el cineasta buscará mantener los proyectos lejos «de la grilla».

«Hacer cosas sin que se las coma la grilla, no basta con la intención o el deseo de hacer algo bueno«.

Destacó que un mexicano «con dos cositas arma un coche de carreras» y que se requiere de impulso para sacar adelante los talentos y nuevas propuestas y que los jóvenes de Guadalajara deben saber que se pueden conectar con las más altas esferas del arte y del stop motion.

Asistió a la FIL de Guadalajara desde EU

El cineasta Guillermo Del Toro, vía streamming desde Los Ángeles, California estuvo presente en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) este martes en donde describió la elaboración de su película y del libro.

En el Foro FIL estuvieron presentes René Castillo uno de los animadores más insignes de la industria y Leonardo García Chao, el crítico más importante de cine.

Con la descripción de cómo podía dar la vuelta a un cuento tradicional, que todos conocían ya, Del Toro logró dirigir al equipo de animación, una técnica no solo un género para niños.

En Guadalajara se inició un taller de stop motion para el plano más largo de la película, cuando brinca y baila el grillo, fue elaborado por René Castillo y tuvo una duración de nueve semanas.

El tapatío que añora las jericallas de su tierra, comentó como numeraria de esta película que se llevaron mil días de filmación y con 60 unidades de trabajo filmando al mismo tiempo, además de que se llevaron 16 semanas para grabar el plano más largo.

«La desobediencia es el único camino para la consciencia», afirmó y aseguró que esa es la esencia de Pinocho, y que es así que, a sus 58 años, esta filosofía refleja su manera de ver la vida y de concebir la relación con su padre en el trayecto de su vida y cargada de luz y emoción que le trajo llanto en cada recuerdo con los tiempos de redacción del texto que le dio vida a la película.

Entre los asistentes se rifaron 10 libros autografiados por Del Toro, complaciendo a los   admiradores del «gordo alimentado con tortas ahogadas y jericallas», como el mismo se describió.

INFORMACIÓN DE EL SOL DE MÉXICO