Amenaza AMDA con demanda por fraude a UCD y ONAPPAFA

Guillermo Rosales Zarate, Director General de la AMDA reveló que en el Congreso de la Unión no existe ninguna iniciativa que aborde y menos que apruebe la regularización de vehículos de procedencia extranjera, tal como desde hace tiempo lo vienen afirmando dirigentes de la UCD y ONAPPAFA

 

Patricia Azuara/TodoNoticias

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) analizará demandar penalmente a los dirigentes de la Unión Campesina Democrática (UCD) y de la Organización Nacional de Protección al Patrimonio Familiar (ONAPPAFA) por defraudar a los ciudadanos; desmienten que habrá una regularización masiva de autos “chocolate” y exigen a las autoridades del SAT y Estados sancionen a portadores de placas apócrifas y sin valor.

En rueda de prensa, Guillermo Rosales Zarate, Director General de la AMDA reveló que en el Congreso de la Unión no existe ninguna iniciativa que aborde y menos que apruebe la regularización de vehículos de procedencia extranjera, tal como desde hace tiempo lo vienen afirmando dirigentes de la UCD y ONAPPAFA.

Dijo que los gobiernos municipales y estatales e incluso los diputados federales en contubernio con estas organizaciones le mienten a la gente con hacer realidad una promesa que ni siquiera existe y todo para ganar votos y elecciones; “no hay, ni habrá regularización, eso es solo un engaño”, indicó.

Aseguró que los diferentes órdenes de gobierno han permitido una proliferación de vehículos ilegales provocando que tan solo en el 2016 se registrará un aumento del 20% en la importación de los también llamados autos “chocolate”.

La UCD y la ONAPPAFA, recalcó, de manera abierta engañan a la comunidad vendiéndoles en más de 2 mil pesos un “pegote”, como sustituto de placa, un oficio y la promesa de que están a punto de aprobar la iniciativa que permitirá regularizar vehículos de procedencia extrajera; iniciativa que repitió, “no existe”.

A este fraudulento juego se unen las autoridades gubernamentales y los legisladores quienes se cuelgan “estrellas” y “votos” con supuestas iniciativas que no llegan más que a puntos de acuerdo, rechazados en comisiones; no logran ni siquiera convertirse en exhortos al Ejecutivo Federal y mucho menos en una ley.

“Hay una práctica fraudulenta un engaño por parte de estas organización que están diciendo que tiene prácticamente amarrada y en la bolsa la regularización de vehículos, no hay tal proceso es un engaño y los diputados federales están participando, porque anuncian puntos de acuerdo que son como las llamadas a misa, lo que nunca vuelven a publicar es que en comisiones los rechazan”.

La importación de vehículos usados no está prohibida, explicó, el arancel para un vehículo que quiera tener placas nacionales es del 10% y para placas de frontera es del 1%, pero hay quienes no quieren ajustarse al cumplimiento de la ley y la autoridades les permite actuar en el marco de la ilegalidad.

Informó que están analizando la manera en la que podrían proceder jurídicamente en contra de ambas organizaciones y de las propias autoridades que permiten el libre transito de unidades ilegales.

“Estamos estudiando desde el punto de vista jurídico hasta donde podemos llegar y la demanda que ya tenemos puesta es en el SAT y es que desde el punto de vista fiscal debe haber una investigación a estas organizaciones”, indicó.

Y es que dijo, cuando una agencia legalmente establecida quiere vender un automóvil nuevo, el cliente se tiene que ajustar a una seria interminable de requisitos; si las automotrices no cumplen con estas disposiciones son multadas con miles de pesos.

Sin embargo quienes están evadiendo impuestos y probablemente incurren en más delitos son este tipo de organizaciones y los “lotes” de coches que trabajan en la informalidad, y la autoridad “se tapa los ojos” y los deja seguir operando.

Hay una serie de responsables, reiteró, desde las aduanas que permiten el ingreso al país de vehículos ilegales, hasta los gobiernos municipales, estatales y el federal quienes aprueban el libre tránsito en las ciudades y carreteras.

“Cuando usted quiere comprar un vehículo nuevo estamos obligados a preguntar hasta el árbol genealógico, declaración, documentación oficial, ingresos, de donde viene el dinero, cobrar con cheque o transferencia bancaria, estamos topados a una cantidad mínima para poner recibir dinero en efectivo, y estamos seriamente supervisados con multas muy altas si no cumplimos con estos controles, mientras que la informalidad, los lotes y estas organizaciones están manejando grandes cantidades de dinero en efectivo evadiendo al fisco”, concluyó.