Fugas masivas desnudan vulnerabilidad del Sistema Penitenciario

Del 2010 a la fecha se han registrado al menos 12 evasiones de alto impacto, que dejaron como saldo un aproximado de 430 evadidos

 

Patricia Azuara/TodoNoticias

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Las fugas masivas de reos de los Centros de Ejecución de Sanciones (CEDES) de Tamaulipas han expuesto la vulnerabilidad del Sistema Penitenciario en esta entidad; del 2010 a la fecha se han registrado al menos 12 evasiones de alto impacto, que dejaron como saldo un aproximado de 430 evadidos.

El 2010, es el año considerado con mayor número de escapes y evadidos; en ese tiempo el gobierno era administrado por el ex mandatario priista Eugenio Hernández Flores, están documentadas cinco fugas masivas, una de ellas con 141 presos evadidos, una de las más numerosas de la historia.

La primera fue el 25 de marzo en el CEDES de Matamoros; de allí se escaparon 41 reos: 38 del fuero federal y 3 del fuero común.

Del CEDES de Reynosa, 13 presos lograron evadirse el 2 de abril del 2010. En ese mismo municipio fronterizo el 10 de septiembre, se fugaron 85 reos: 66 del fuero federal y el resto del fuero común; y otros 13 reclusos lograron fugarse de ese mismo penal el 12 de julio del 2010.

Fue el 17 de diciembre del 2010 cuando en el penal de Nuevo Laredo se confirmó la huida de 141 convictos, 83 reos procesados por delitos del fuero común y 58 del fuero federal; ésta ha sido la fuga más numerosa de la historia en Tamaulipas.

De acuerdo a los datos de la Secretaría de Seguridad Pública, en el último año de Gobierno de Hernández Flores se contabilizaron 342 evadidos y cinco fugas de impacto.

Otro año de escapes masivos fue el 2011, cuando recién gobernaba Tamaulipas, el ex mandatario priista, Egidio Torre Cantú, y en donde el 25 de mayo de ese año, del penal de Reynosa escaparon 17 reos y el 15 de julio se evadieron 59, quienes fueron apoyados por 5 custodios de la penitenciaria de Nuevo Laredo que huyeron con ellos.

El 26 de febrero del 2013, de las instalaciones penitenciarias de Miguel Alemán se fugaron 12 internos. El 13 de noviembre de ese mismo año, al menos siete reos con delitos federales escaparon del CEDES de Reynosa.

Durante ese año (2013) en las cárceles de Tamaulipas se registraron un total de 28 muertes de internos producto de riñas y suicidios, la fuga de 19 evadidos, 2 directores cesados, así como el reforzamiento de la seguridad en todos los penales.

En el 2014 cuatro reos se fugaron de una prisión preventiva de Reynosa el 25 de julio; las evasiones alcanzaron los Centros de Reintegración Social y Familiar del Adolescente, donde el 24 de diciembre del 2015 se fugaron cinco internos.

Las deficiencias en cuanto a infraestructura y la corrupción al interior de los siete penales que operan en el Estado son evidentes, a la fecha, las fugas de reos es un tema que no se ha logrado abatir.

El pasado 22 de marzo se registró una evasión de 29 internos del fueron común y fuero federal en el penal de Ciudad Victoria, ya en la administración del Gobernador Francisco García Cabeza de Vaca.

Cabe destacar que esta fuga de reos del CEDES Victoria, se llevó a cabo utilizando un túnel de 5 metros de profundidad y 40 metros de largo, presuntamente construido de manera empírica por los reclusos que facilitó el escape de 29 reos; ese mismo día un civil ajeno que tras resistirse al robo de su vehículo fue ultimado.

Hasta el momento, han sido recapturados 18 de los reclusos evadidos, y los operativos de búsqueda por parte de autoridades estatales y federales para la localización de 11 prófugos, son permanentes y ampliados incluso en entidades vecinas como Veracruz, Nuevo León y san Luis Potosí.

El Gobernador del Estado, García Cabeza de Vaca a través de la Secretaría de Seguridad Pública y la Procuraduría General de Justicia del Estado ha instruido que se lleve a cabo una inspección exhaustiva, se realicen cateos y se acabe con los autogobiernos que prevalecieron durante varios años atrás.

Tan solo en el cedes Victoria, las autoridades realizaron un cateo y destruyeron construcciones irregulares que permitían beneficios a algunos internos y que fomentaban actos delictivos y de corrupción.

El Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) calificó en la escala del 1 al 10 a los Centros de Ejecución de Sanciones de Tamaulipas con 5.14, la sexta calificación más baja de las cárceles de los 32 Estados del país.

En la revisión dada a conocer por el organismo en el 2014, de puso constatar que en los penales de Tamaulipas no existen condiciones de gobernabilidad, tienen condiciones de sobrepoblación y hacinamiento, así como la inexistencia o insuficiencia de instalaciones necesarias para el funcionamiento de los Centros de Ejecución de Sanciones.

Desde el 2015, la CNDH advirtió de la insuficiencia de personal de seguridad y custodia, las condiciones de autogobierno y la proliferación de actividades ilícitas en las prisiones de Tamaulipas, según lo revelado en la página web de la organización, www.cndh.org.mx.

 

 

spot_img
spot_img
spot_img