Para mí ha sido una muerte en vida; yo sigo buscándola: Mamá de secuestrada

Ricardo Galindo / TodoNoticias

Ciudad Victoria, Tamaulipas

Han pasado 5 años y la búsqueda de su hija ha sido incesante desde aquel año 2012 cuando la secuestraron en el municipio de San Fernando.

“Para mí ha sido una muerte en vida porque a cada minuto, cada momento, sigo buscándola”, expresa con tristeza.

A las dos intentaron raptarlas pero sólo lograron llevarse a la joven de 21 años de edad. Lo que siguió fueron horas de angustia, desesperación y de un esfuerzo extraordinario para juntar la suma millonaria para pagar el rescate de su hija.

Dedicada al comercio como muchas otras personas en San Fernando, buscó los medios y juntó el dinero. Pagó una vez pero la joven no regresó. Pagó nuevamente y los captores no cumplieron su palabra.

Luego, años de zozobra y de esperanza al mismo tiempo, por un lado el temor de lo peor y por el otro la fe inquebrantable en que algún día volverá a saber de ella, en que la encontrará.

“Me pidieron una cantidad millonaria que yo se los di y me quedé en la ruina pero eso no hubiera importado si yo hubiera tenido a mi hija, como quiera estoy luchando para salir adelante, sobre lo que pase, aquí estoy”, comenta.

A pesar de las amenazas sigue en pie de lucha como activista al igual que muchas otras personas que han pasado por el mismo calvario en Tamaulipas.

El asesinato en mayo de la también activista Miriam Rodríguez en San Fernando, la obligó a pedir protección a las autoridades estatales y federales, aunque decidió renunciar a ella después.

Por ahora, sigue su búsqueda, renunció a todo y se dedica en cuerpo y alma a dar con el paradero de su hija desaparecida, una de las 5 mil personas que contabiliza el Estado pero que ella, una madre a la que le robaron lo más importante de su vida, dice son más.

spot_img
spot_img
spot_img