Sacerdotes confíen en Dios, pero cuídense más: Obispo

José Lara/TodoNoticias

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Los sacerdotes que integran la Diócesis de Victoria extreman precauciones, principalmente en no viajar de noche por carretera, señaló el Obispo Antonio González Sánchez.

Esto, luego del secuestro, y posterior liberación, del párroco de la iglesia San José Obrero de Altamira, Oscar López Navarro.

Entrevistado al término de la misa del quinto domingo de Cuaresma, aclaró que no se trata de encender los focos de alerta, sino de brindar recomendaciones para que los párrocos, como cualquier ciudadano, eviten exponerse a riesgos. No solamente cuando salen a carretera, sino al interior de la ciudad.

“Recomendaciones  si las hay, tenemos que  cuidarnos como todo ciudadano, que  tomemos medidas normales porque  la vida de cada uno, en nombre de  Dios, continua,  pero no hay una alerta en sí, nosotros seguimos confiando en la misericordia de Dios”.

El prelado católico consideró que existe una creencia generalizada, de que la Iglesia  tiene mucho dinero, y quizá eso es lo que, en este caso, motivó   a los captores a cometer este delito en contra de los sacerdotes, pero lo cierto es que la mayoría de los clérigos pertenecen a familias sencillas, por no decir pobres, subrayó  el Obispo.

“El problema es que la gente piensa que la iglesia tiene mucho dinero y estas personas que levantaron al padre son de esas personas y generalmente la mayoría de nosotros sacerdotes nuestras familias no son pudientes sino sencillas por no decir pobres”.

Refirió que en el caso de López Navarro, el desenlace  fue feliz, sin embargo, hay otros casos que sí son lamentables, como el del padre Carlos Ornelas Puga, quien fue plagiado en Noviembre del 2013 cuando terminó de oficiar una misa  en el municipio de Jiménez, de quien  hasta hoy se desconoce su paradero o si aún se encuentra con vida.

spot_img
spot_img
spot_img