Así cayó Ovidio Guzmán

Ciudad de México.- El miedo de aquel 19 de octubre de 2019, cuando aprehendieron a Ovidio Guzmán López y lo tuvieron que liberar no se había ido, estaba guardado en cada ciudadano que lo vivió y se sintió otra vez este jueves, más de tres años después, cuando en Culiacán despertaron con las ráfagas de rifles automáticos AK-47, las fumarolas de los carros incendiados, los mensajes y videos previniendo no salir de casa. La capital sinaloense quedó sitiada, pero esta vez el hijo de Joaquín El Chapo Guzmán, El Ratón, sí fue capturado y trasladado a la Ciudad de México en un gran operativo realizado por las fuerzas armadas.

Hasta pasadas las 17 horas, más de 12 horas después del inicio del operativo para la detención del miembro del cártel de Sinaloa, los bloqueos y balaceras continuaban; los sucesos violentos se extendieron a otros municipios del estado como Guasave, Salvador Alvarado y Escuinapa, y se reportaban hasta 19 bloqueos

Las autoridades estatales y municipales insistieron a lo largo del día en exhortar a los habitantes a permanecer en sus hogares, mientras intentaban restituir el orden y la seguridad.

En tanto, seguían circulando los videos e imágenes de las zonas de Culiacán con automóviles quemados, en llamas, balaceras, ataques y saqueos a negocios.

Desde las cuatro de la madrugada pobladores de Jesús María reportaron que “habían caído los marinos”, y que había un enfrentamiento en esa comunidad.

Fue alrededor de las 4:30 horas que comenzaron los disparos de armas de grueso calibre tanto en la zona urbana como en la región rural de Culiacán. Las fuerzas federales utilizaron ataques desde aeronaves.

A las 5 horas, helicópteros empezaron a sobrevolar la ciudad, como parte de un operativo de la Guardia Nacional, Marina y el Ejército. En ese momento trascendió que habían detenido a Ovidio Guzmán, perteneciente a la célula de Los Menores, del cártel de Sinaloa.

Alrededor de las 6 de la mañana, en las inmediaciones de la capital, comenzó la escalada violenta: presuntos criminales que despojaban a ciudadanos de sus vehículos; bloqueos con autos y tráileres en llamas muy cerca del cuartel de la novena Zona Militar y del complejo castrense; en la salida norte de la ciudad, a la altura del fraccionamiento Espacios Barcelona y la calle Lola Beltrán.

“Se están presentando despojos de vehículos y bloqueos en diferentes puntos de la ciudad, pedimos a la ciudadanía no salir, estamos actuando en consecuencia, informaremos cuando estemos en condiciones”, alertó a través de Twitter el secretario de seguridad pública de Sinaloa, Cristóbal Castañeda.

La violencia fue en aumento; los pistoleros llegaron hasta el aeropuerto, donde usuarios de una línea comercial fueron blanco de las balas; todos, incluidos niños y mujeres, se tiraron al piso del avión esperando ser rescatados del ataque.

Un avión de la Fuerza Aérea en el que se presume fue trasladado el hijo de El Chapo Guzmán a la Ciudad de México también fue atacado a balazos, pero logró despegar.

Hubo reportes de detonaciones de arma de fuego y un motín en el penal de Aguaruto; posteriormente en un video que se difundió en las redes sociales se confirmó que mientras en los diversos puntos de la ciudad había bloqueos, los internos comenzaron una revuelta e incendiaron diversos artículos; al cierre de la edición se desconocía en qué terminó este suceso. En octubre de 2019, en el llamado Culiacanazo, 51 convictos se evadieron de dicha prisión.

A eso de las 14 horas, la autopista Durango-Mazatlán fue cerrada en ambos carriles debido a que una pipa incendiada bloqueaba la entrada a un túnel en el kilómetro 158.

El alcalde de Ahome, Gerardo Armas, llamó a los ciudadanos a no salir de sus casas ante la quema de vehículos en la carretera México 25, a la altura de San Miguel; sobre la carretera Mochis-El Fuerte, y sobre la vía Mochis-Topolobambo, cerca del aeropuerto internacional.

Después de las 16 horas, se desató una serie de saqueos en tiendas de autoservicios; en un comercio ubicado en la colonia Esperanza, presuntos delincuentes impactaron un automóvil contra las puertas para poder entrar.

La secretaría de seguridad pública y tránsito municipal informó del arresto de seis personas por actos vandálicos y robo en tiendas de autoservicios. Hurtaron electrodomésticos, refrigeradores, televisores, entre otras cosas.

Después de las 18 horas las autoridades continuaban con el llamado a la ciudadanía de no salir de sus domicilios. La Secretaría de Educación Pública y Cultura, así como los ayuntamientos de Culiacán y Navolato, suspendieron actividades.

Por la noche, las calles de la capital permanecían desoladas, con camiones y vehículos humeando; sólo se veía a caravanas de más de 10 vehículos con hombres armados, motocicletas conducidas por vigilantes del crimen organizado o vehículos con elementos de seguridad.