«El Grande» acusó a Genaro García Luna de recibir sobornos del Cártel de Sinaloa

La mañana de este lunes los argumentos iniciales del juicio contra Genaro García Luna han concluido. En esta intervención los fiscales se centraron en el supuesto papel del exfuncionario mexicano como facilitador del Cártel de Sinaloa, mientras que la defensa destaca la falta de pruebas contundentes que vinculen al acusado con corrupción.

Sergio Villarreal Barragán alias «El Grande», fue el primer testigo de la Fiscalía de Estados Unidos en contra de Genaro García Luna. En su primera intervención lo acusó de recibir sobornos para el Cártel de Sinaloa y señaló que lo vio en varias reuniones, pues él mismo era el encargado de dar los sobornos.

Es importante recordar que Sergio Villarreal era un sanguinario narcotraficante que fue pieza clave dentro de la célula criminal de los hermanos Beltrán Leyva. Fue detenido en 2010 y ese mismo año fue extraditado a Estados Unidos.

“El Grande” señaló que el principal encargado de pagar los sobornos al exsecretario de Seguridad Pública era el mismo Arturo Beltrán Leyva, aunque admitió que él también estuvo presente en varios de los pagos, los cuales tuvieron lugar desde 2001 y hasta el 2008.

Cesar Castro, abogado de García Luna, habló durante 33 minutos. El defensor, aseguró que los fiscales de Estados Unidos no tienen una sola evidencia sólida que pruebe algún nexo del exsecreatario con el narcotráfico.

«No hay un solo chat, llamada, video, documento, foto, nada que pruebe este supuesto nexo criminal. ¿Y el dinero? No existe», dijo comentó Cesar Castro.

Cabe destacar que el defensor del exfuncionario mexicano, señala que el gobierno de Estados Unidos basa sus pruebas en testimonios de criminales confesos.

«Secuestradores, asesinos, traficantes, esos son los testigos de la fiscalía, muchos detenidos por Genaro García Luna, que ahora pretenden vengarse”, le comento Cesar Castro al jurado.

Los fiscales argumentaron que mientras que el gobierno local le encomendó a García Luna trabajar para el pueblo mexicano, este tenía un segundo trabajo, un trabajo muy sucio, un trabajo más lucrativo:

“García Luna tomó millones de dólares en sobornos en efectivo para permitir que el mayor cartel de drogas en México pudiera enviar toneladas de cocaína, a los Estados Unidos”, comentó uno de los fiscales.

Tras tres argos días de entrevistas a cerca de 200 candidatos, el pasado jueves 19 de enero quedó constituido el jurado que a partir de este  lunes juzgará por narcotráfico al exsecretario de Seguridad de México, Genaro García Luna, en un tribunal de Nueva York.

Hay que recordar que según la fiscalía neoyorquina, García Luna quien fuera director de la Agencia Federal de Investigación (AFI) entre 2001 y 2005 y secretario de Seguridad Pública bajo el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), ayudó al cártel de Sinaloa y a su jefe, Joaquín «Chapo» Guzmán (condenado a cadena perpetua por la justicia estadounidense), a introducir 53 toneladas de cocaína a Estados Unidos, convirtiéndose en un «miembro» más de la conspiración.

La figura de García Luna surgió en el juicio al «Chapo» Guzmán en el que uno de los testigos, el entonces miembro del cártel de Sinaloa Jesús «Rey» Zambada, contó que le había entregado al «superpolicía» maletas con entre seis y ocho millones de dólares en sobornos, entre 2005 y 2007.

El mismo juez que juzgó al Chapo, Brian Cogan, juzgará a García Luna, quien dejó el gobierno de México en 2012 y se radicó en Estados Unidos, cuya nacionalidad solicitó en 2018.

El nombre de García Luna está también ligado al de la francesa Florence Cassez y su expareja Ismael Vallarta, detenidos en 2005 en un operativo preparado para los medios de comunicación, por encabezar una supuesta red de secuestradores. El caso llevó al borde de la ruptura las relaciones diplomáticas con Francia. Cassez fue liberada en 2013 pero Vallarta sigue detenido sin juicio.

El actual gobierno de México, que ha pedido su extradición a Estados Unidos, también lo acusa de desviar más de 200 millones de dólares del erario hacia empresas de su familia.