EU deporta a México a Alejandro Tenescalco, mando policial fugitivo por caso Ayotzinapa

Después de más de ocho años de permanecer fugitivo por el caso Ayotzinapa, este miércoles fue deportado a México el expolicía municipal de Iguala, Alejandro Tenescalco, por quien la extinta Procuraduría General de la República (PGR) ofreció 10 millones de pesos para dar con su paradero.

Tenescalco permanecía prófugo de la justicia desde 2015, cuando un juez libró una orden de aprehensión en su contra por los delitos de delincuencia organizada y secuestro, derivado de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

De acuerdo con los registros, él se desempeñaba como supervisor de la policía de Iguala la noche en la que los jóvenes estudiantes fueron atacados por los elementos de seguridad, tras la toma de cinco autobuses con los que pretendían llegar a la Ciudad de México para participar en la marcha del 2 de octubre.

Es considerado por el gobierno federal como una de las “piezas clave” en el caso, pues de acuerdo con información obtenida en las investigaciones habría sido el encargado coordinar el despliegue de elementos de Iguala y municipios circundantes en contra de los jóvenes.

También sería uno de los responsables de coordinar las detenciones y la entrega de los estudiantes a miembros de Guerreros Unidos.

La captura de Tenescalco ocurrió a más de ocho años de los hechos ocurridos la noche del 26 de septiembre de 2014. Según informó el Instituto Nacional de Migración (INM) esto fue posible gracias a elementos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), quienes lo detuvieron el pasado 20 de diciembre cuando intentó entrar ilegalmente a Estados Unidos.

“Alejandro ‘N’ fue asegurado el 20 de diciembre de 2022 por el CBP al ingresar de manera irregular a territorio estadounidense y hoy se determinó que no cumplía con los requisitos para que le fuera otorgado el asilo en el país vecino”, expuso.

Sobre su cabeza, además de la recompensa de 10 millones de pesos a quien ofreciera información sobre su paradero, giraba una alerta migratoria y era buscado por la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol).

Esta tarde, un mes después de su detención por las autoridades migratorias de Estados Unidos, Alejandro Tenescalco fue deportado y entregado al gobierno mexicano en el cruce internacional San Jerónimo-Santa Teresa, en Ciudad Juárez, Chihuahua

INFORMACIÓN DE EL SOL DE MÉXICO