Juicio de Genaro García Luna expondrá presuntos vínculos con el narco y lavado de dinero

Después de tres años de espera, Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad Pública durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012), y exdirector de la Agencia Federal de Investigación (AFI) en el mandato de Vicente Fox (2000-2006), será juzgado este 17 de enero en la Corte del Distrito Este de Nueva York, en Estados Unidos, por sus presuntos nexos con organizaciones criminales como los cárteles de Sinaloa y de Los Beltrán Leyva para el trasiego de cocaína; así como por falsedad de declaraciones.

Los cargos y señalamientos contra García Luna

El 10 de diciembre de 2019, García Luna fue detenido en Dallas, Texas, tras ser acusado por el fiscal de Nueva York, Richard P. Donoghue, por recibir sobornos de millones de dólares del Cártel de Sinaloa mientras estaba a cargo de la seguridad pública en México.

“El arresto de hoy demuestra nuestra determinación de llevar ante la justicia a quienes ayudan a los cárteles a infligir daños devastadores en los Estados Unidos y México, independientemente de los cargos que ocuparon mientras” —  Aseveró Donoghue tras la detención de García Luna en 2019.

Más tarde se dio a conocer que el Departamento de Justicia de EU tenía tres cargos por conspiración ligada al tráfico internacional de cocaína, posesión premeditada y su importación a territorio estadounidense. Así como uno más por falsedad de declaraciones, luego de que el exfuncionario fuera detenido en 2018 por agentes del Servicio de Aduanas e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS por sus siglas en inglés), y negara su participación en algún ilícito.

García Luna fue inculpado en 2018 durante el juicio contra Joaquín “El Chapo” Guzmán, cuando Jesús “El Rey” Zambada, afirmó haberle pagado al menos dos sobornos millonarios –uno en 2005 y otro en 2007– para evitar la interferencias de las autoridades en las operaciones del Cártel de Sinaloa y la detención de su hermano, Ismael “El Mayo” Zambada, otro de los principales líderes del también llamado Cártel del Pacífico.

Asimismo, existe una denuncia en Florida, donde residía el otrora secretario de Seguridad Pública de nuestro país, presentada por el gobierno mexicano que intenta recuperar cerca de 250 millones de dólares por un presunto pago indebido; y las pruebas que el gobierno federal habría facilitado a los fiscales norteamericanos sobre el supuesto lavado de dinero en el que incurrió García Luna con una contratista en materia de seguridad.

Se tendrá que probar

El especialista ciencias políticas y seguridad nacional, Javier Oliva Posada, explicó a Publimetro que el gran reto de las autoridades estadounidense es probar las acusaciones en contra del exfuncionario público de alto perfil, pues ya existe el antecedente del general Salvador Cienfuegos, titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) durante el sexenio de Enrique Peña Nieto (2012 y 2018), por quien intervino el gobierno federal en 2020 y tampoco se le pudieron comprobar los vínculos con cárteles de la droga.

“Lo tendrán que probar, las acusaciones están basadas en dichos de delincuentes. El caso de Cienfuegos es un antecedente importante, recientemente un fiscal de Estados Unidos tuvo qué pedir disculpas por la detención del general”. —  Javier Oliva Posada.

Oliva Posada detalló que los funcionarios de alto perfil en materia de seguridad “siempre estarán en riesgo” a ser vinculados con grupos criminales, sobre en un contexto como el que vive nuestro país desde que inició la llamada Guerra con el narco en 2006. No obstante, afirmó que una de las claves durante el juicio será cómo se presentan las pruebas que den certeza de las acusaciones contra García Luna y su supuesta relación con el narcotráfico; así como el seguimiento que se le dé a los señalamientos por lavado de dinero.

INFORMACIÓN DE PUBLIMETRO