Obtiene ex titular de la PGR, suspensión provisional contra vinculación a proceso

Redacción / TodoNoticias

El exprocurador General de la República, Jesús “M” obtuvo una suspensión provisional contra la vinculación a proceso por los delitos de tortura, desaparición forzada de personas y contra la administración de la justicia en el caso Ayotzinapa.

La juez que le otorgó la medida cautelar dio un plazo de 48 horas para que las autoridades responsables rindan su informe y programó la audiencia incidental para el 28 de septiembre, fecha en la que resolverá si le otorga la suspensión definitiva.

En la lista de acuerdos del Consejo de la Judicatura Federal se menciona que se notificará al juez Marco Antonio Fuerte Tapia “que deberá suspender el procedimiento en lo que corresponda al quejoso, una vez cerrada la etapa de intermedia y hasta que sea notificada de la resolución que recaiga en el presente juicio de amparo”.

Jesús “M” tramitó un amparo contra el auto de vinculación a proceso que le fue dictado el pasado 24 de agosto.

¿De qué es acusado Jesús “M” en el caso Ayotzinapa?

La autoridad determinó que existen indicios para procesar penalmente al exprocurador general por su participación en la desaparición de 43 estudiantes en 2014.

Jesús “M” de 74 años será juzgado por los delitos de desaparición forzada, tortura y contra la administración de justicia en el caso Ayotzinapa.

El también exdiputado, senador y gobernador de Hidalgo entre 1993 y 1998, fue detenido en lo que significó la aprehensión del exfuncionario de más alto rango hasta el momento por el caso de Iguala.

Jesús “M” estuvo a cargo de la entonces Procuraduría General durante la primera mitad de la gestión del exmandatario Enrique Peña Nieto. En ese tiempo, encabezó los esfuerzos del Gobierno por resolver lo sucedido y evidenció el grado de colusión entre autoridades y el crimen organizado.

Un grupo de expertos independientes, GIEI, encontró serias fallas en las conclusiones de la llamada “Verdad Histórica” del exprocurador, que sostenían que los alumnos de la escuela de la localidad Ayotzinapa, en el sureño estado Guerrero, habían sido incinerados en un basurero por órdenes de una banda criminal.