Padres en alerta por retos virales, desde ingerir clonazepam hasta ahorcarse

TikTok revolucionó las redes sociales, pues los jóvenes encontraron en ella un espacio de esparcimiento, para poder bailar o compartir momentos graciosos. También ha sido una plataforma para informar, ya que incluso médicos han incursionado en ella para dar a conocer datos importantes sobre padecimientos o tratamientos. Pero guarda un lado oscuro, que pone en peligro principalmente a la población menor de edad: los retos virales. Son distintos, varían en peligrosidad, pero ya han dejado varias víctimas, incluso mortales. 

Uno de los más recientes es el llamado “El que se duerma al último gana”, el cual consiste en que los jóvenes dentro de escuelas consuman medicamentos controlados con propiedades ansiolíticas y que inducen al sueño, quien resista más tiempo en suscumbir será el ganador de dicho reto, según informa la Policía Cibernética de la Ciudad de México. Y es justo este el que dejó a ocho estudiantes de una secundaria de la capital del país intoxicados.

Pero no ha sido la única consecuencia que el peligroso reto ha tenido, ya que en la Ciudad de México al menos 500 menores de edad han resultado intoxicados por realizarlo y cabe destacar que estas cifras pertenecen a un recuento hecho durante 2022.

Medicamentos controlados para reto viral

El clonazepam y el diazepam han sido los medicamentos usados para realizar el reto “El que duerma al último gana”. Ambos pertenecen a la familia de las  benzodiacepinas, comúnmente usados para tratar padecimientos psiquiátricos y neurológicos, aunque no son usos restrictivos ya que se utilizan para tratar otras afecciones. Son de uso y venta controlada.

De acuerdo al Vademecum de la Facultad de Medicina (Facmed) de la UNAM, el diazepam es un antiansiolítico, que también funciona como relajante muscular y anticonvulsivo. Se utiliza en diversos padecimientos psiquiátricos, algunas enfermedades del sistema digestivo, cardiovascular y genial. Debe ser recetado por un médico, pues entre algunas de las reacciones secundarias a su uso están: somnolencia, fatiga, resequedad de boca, debilidad muscular y reacciones alérgicas. Otras que son menos frecuentes: amnesia anterógrada, confusión, constipación, depresión, diplopía, hipersalivación, disartria, dolor de cabeza, hipotensión, aumento o disminución de la libido, náusea, temor, incontinencia o retención urinaria, vértigo y visión borrosa.

En tanto, la misma institución informa que el clonazepam es un antiepiléptico, si bien su principal uso es para tratar algunos tipos de epilepsia, también en el tratamiento de algunos trastornos psiquiátricos. La Facmed advierte que sus efectos secundarios son frecuentes, entre los más comunes están: somnolencia, se­guida de sedación y ataxia; mareos, cefalea, confusión, depresión, disartria, cambios en la libido, temblor, incontinencia y retención urinarias, náusea, vómito, diarrea, sequedad de boca y dolor epigástrico.

Otros peligrosos retos

Pero el uso de medicamentos controlados no es el único peligro al que los jóvenes se enfrentan al realizar retos virales, existen otros, que incluso realizan padres de familia y que ponen en riesgo la vida de quien los hace o de terceros que son blancos de los mismos. Entre ellos están aquellos en los que las personas se ahorcan hasta casi llegar a la muerte, otros en los que los bebés son la figura principal, ya sea arrojándoles queso en la cara o sacudiéndolos fuertemente.

Uno de ellos es “Blackout Challenge” o “desafío del apagón”, el cual consiste en colocarse un cinturón alrededor del cuello, bloqueando la respiración hasta desmayarse. Con esto supuestamente se cumplen dos objetivos: experimentar sensaciones fuertes y ver cuál participante aguanta más tiempo sin respirar. Este reto resonó mucho en el mundo porque dejó a una niña de 12 años muerta en Argentina y su familia realizó varias publicaciones para concientizar sobre los peligros de él.

También en TikTok circula un reto que consiste en sacudir a un bebé, ambos padres participan, poniéndose una frente a otro, cruzando sus brazos y dando veloces vueltas al pequeño. Los niños que han sido víctimas de este reto lloran asustados, pero a los adultos participantes y a los que ven los videos, les causa mucha risa el sufrimiento ajeno.

Este reto puede llegar a ser mortal, pues puede provocar los que se conoce como Síndrome del Bebé Sacudido, el cual se da cuando los menores son zarandeados por diversión o por castigo (que este último es lo más frecuente), pudiendo causar lesiones cerebrales e incluso la muerte.

INFORMACIÓN DE EL HERALDO