Sedena pelea contra cáncer; realiza investigaciones

Excélsior/TodoNoticias

CIUDAD DE MÉXICO.- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) por primera vez en su historia inició investigaciones médicas enfocadas en ocho tipos de cáncer; se ha logrado detectar la enfermedad en un tiempo récord de tres a seis semanas, además de focalizar únicamente la quimioterapia en la zona afectada, evitando las secuelas del tratamiento.

De acuerdo con el Programa Sectorial 2013-2018 de la Sedena, los avances tecnológicos, la fabricación de armamento, unidades blindadas, aviones, además de la construcción de tramos carreteros en zonas de difícil acceso para la iniciativa privada y la investigación, incluyendo la educación, deben dar un vuelco dentro de las instituciones castrenses con la finalidad de llegar a un punto de excelencia en todos los rubros.

Con las investigaciones médicas, la Sedena inició su incursión en la búsqueda de tratamientos contra el cáncer gástrico y la leucemia, con la finalidad de ahorrar recursos y exponer lo menos posible a los enfermos de cáncer a las quimioterapias.

Médicos militares, apoyados por científicos civiles, realizan dentro del Hospital Central Militar investigaciones que se espera que en los próximos años pongan en primer lugar la medicina militar: investigaciones en tratamiento y prevención de ocho tipos de cáncer se llevan a cabo a puerta cerrada en los laboratorios castrenses.

Dentro de las instituciones castrenses se desarrollan 70 proyectos de investigación cuyos productos, al concretarse, impactarán directamente en las áreas de diagnóstico molecular, sistema de detección remota, tecnología aeroespacial, investigación clínica, uso de armamento, seguridad en las comunicaciones, protección y seguridad personal, adiestramiento y capacitación y mejoras de procesos.

Uno de los proyectos de investigación que se desarrolla es sobre cáncer gástrico con la finalidad de evitar el uso de la quimioterapia en los pacientes.

Para el teniente coronel cirujano oncólogo Carlos Daniel Lever Rosas, especialista de la sala de Oncología del Hospital Central Militar, la utilización de la tecnología de punta que se tiene dentro del Hospital Militar ayudará a superar los efectos que deja el cáncer en los enfermos.

 Actualmente nosotros estamos llevando a cabo una investigación en pacientes, que es hacer una prueba genética para poder decidir si el paciente necesita o no necesita quimioterapia, cuando se diagnostica en etapa temprana. La realidad de las cosas es que es algo muy bueno, porque con mayor tecnología, nosotros podemos ver, ayudar a los pacientes a decidir, si realmente es necesario o no es necesario, evitando con esto los efectos tóxicos que puedan tener con la quimioterapia”.

Las investigaciones realizadas buscan disminuir los efectos de la quimioterapia, además de disminuir los gastos en los medicamentos, y el tiempo de detección de la enfermedad —debido a que entre 75 y 80 por ciento de pacientes llega con la enfermedad avanzada a consulta—.

Para reducir efectos y gastos, los médicos militares, sólo están aplicando quimioterapias dentro de la cavidad abdominal.

De acuerdo con el teniente coronel cirujano oncólogo, Carlos Daniel Lever Rosas, una de las novedades en el tratamiento del cáncer es evitar que se dé el tratamiento de la quimioterapia en todo el cuerpo.

Con la tecnología y todos los conocimientos del comportamiento biológico de la enfermedad, nosotros estamos implementando ponerles quimioterapia dentro de la cavidad abdominal a los pacientes durante el procedimiento quirúrgico, esto ayudaría mucho a aumentar el periodo libre de enfermedad, esto es que el paciente esté bien, sin que le regrese la enfermedad”.

En tanto, para el jefe del departamento de inmunohematología de Sedena, Juan Uriarte Duque, las investigaciones científicas que se realizan en distintos tipos de cáncer dentro del Hospital Central Militar, han comenzado a tener un impacto positivo en los pacientes, a quienes se les ha detectado el mal en un tiempo récord.

El proyecto de salud de nuestro instituto es poder otorgar un diagnóstico oportuno, incluso un tratamiento en entre tres a seis semanas, después de la sospecha de un padecimiento oncológico”.

Una vez detectada la primera sospecha de cáncer, se canaliza con los especialistas de oncología.

Haciendo un comparativo del tiempo que tarda un paciente en ser reconocido en otros ámbitos hospitalarios, esos derechohabientes pueden llegar a tardar entre tres y seis meses en ser atendidos por una sospecha de cáncer, nuestro sistema de salud ha intentado simplificar estos métodos, de tal manera que si un paciente es identificado en atención primaria, de inmediato pasa al último nivel de atención que son hospitales de tercer nivel”, aseguró Uriarte Duque.

Actualmente el Centro Oncológico del Hospital Central Militar cuenta con 15 camas, ocho especialistas oncólogos, además de expertos en sicooncología, tanatología, unidad de tratamiento de dolor, unidad de cuidados paliativos, acompañamiento, nutriología y cinco enfermeras oncólogas.

En el caso de la leucemia, el esquema de detección es de tres a seis semanas y el esquema de tratamiento de quimioterapia se da de cinco a siete días, una vez detectada la enfermedad.

La sala oncológica del Hospital Central Militar cuenta con una central telefónica, donde los pacientes pueden comunicarse en caso de que su familiar tenga duda en medicamentos, curaciones e incluso en crisis del paciente. Además, se puede tener una videoconsulta desde cualquier hospital militar del país para evitar el traslado de pacientes.

INNOVACIÓN

En la actualidad la industria militar que cumple un siglo de existencia está produciendo vehículos terrestres blindados, fusiles FX-05, vehículos tácticos blindados DN-11 que serán utilizados en labores de seguridad en áreas urbanas conflictivas de la zona norte y centro del país.

Dentro de sus proyectos se están desarrollando diversos sistemas para accionar vía control remoto algunas armas de fuego a una distancia considerable, con lo que se busca reducir las bajas de los elementos castrenses en operativos de ubicación o detención de criminales.

Estos dispositivos serán instalados tanto en armas de fuego, como en vehículos tácticos blindados, principalmente los que van a la cabeza de los operativos o los que están instalados en los retenes de entidades consideradas puntos rojos por el crimen organizado.

Para complementar la lucha contra organizaciones criminales, los talleres de la industria militar construyen dos prototipos de vehículos todo terreno para labores de inteligencia, transportación de tropa y primer contacto en zonas de difícil acceso.

La meta de la industria militar para 2018 incluye la fabricación de dos cañones prototipo calibre 05. 56 milímetros, un avión biplaza, dos aviones experimentales para adiestramiento básico de sobrevuelo, la fabricación de un cohete calibre 50 milímetros de práctica aire-tierra y su lanzador de siete bocas para artillar aeronaves militares.

El éxito de la industria militar lo tiene la producción del fusil de asalto FX-05 bautizado en náhuatl “Xihucóatl” que significa “Serpiente de Fuego”. Este rifle automático calibre 5.56 milímetros fue desarrollado en 2006 en el Centro de Investigación Aplicada y Desarrollo Tecnológico de la Industria Militar de México.

spot_img
spot_img
spot_img