Sin escuela ni trabajo 11 millones de jóvenes excluidos de educación media y superior: expertos

Expertos, empresarios y autoridades estatales llaman a generar un modelo que responda a las necesidades de 11 millones de jóvenes que han quedado excluidos del sistema educativo formal sin haber concluido la educación media superior (EMS).

Reunidos en el Foro Internacional Inclusión de los Jóvenes: Educación y Trabajo, organizado por agrupaciones como Servicios a la Juventud A.C., IFIE, CLASE y FLACSO, se advirtió que está problemática «afecta a uno de cada tres jóvenes mayores de 18 años. No han concluido su educación media superior, que ahora es obligatoria en nuestro país».

Cada año 600 mil jóvenes quedan fuera del bachillerato y no hay una política de segunda oportunidad con la escala y la efectividad que se requiere.

Lorenzo Gómez Morín, Profesor e investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) comentó que “se necesitan acciones de un Estado mucho más decidido. Habrá que construir un modelo flexible para jóvenes que ya no tienen la edad de regresar a la escuela. También habrá que seguir fortaleciendo las acciones para reducir el abandono. Pero a la vez urgen opciones de 2ª oportunidad para estos jóvenes que ya quedaron fuera.”

Los jóvenes con menores recursos económicos son las más vulnerables y tienen mayores tasas de deserción. La curva de asistencia escolar a nivel nacional muestra que el 90 por ciento de quienes tienen 14 años asisten a la escuela, mientras sólo el 40 por ciento de quienes tienen 19 años siguen en el sistema educativo.

Se reconoce que hay avances en el crecimiento de la matrícula del bachillerato, que ha pasado de 3.4 millones de jóvenes en el ciclo escolar 2003-04 a 4.7 millones en el ciclo escolar 2013-14. Y también se ha reducido la tasa de deserción de 17.6 por ciento a 13.1 por ciento en esos mismos años. Pero esto no es suficiente.

«Siguen siendo más de 600 mil jóvenes que abandonan la Educación Media Superior cada año, lo que agrava las condiciones de riesgo de los jóvenes, las de sus familias, de las comunidades y por tanto afecta su movilidad social y el desarrollo económico del país», agregó.

Desde La Red Clase en Movimiento, Más y Mejores Oportunidades para los Jóvenes, Milagros Fernández, Presidenta Ejecutiva del Instituto de Fomento e Investigación Educativa A.C (IFIE) explicó que se está trabajando a favor de los jóvenes en el diseño de un modelo que parte de la educación como un derecho. Un derecho que posibilita otros derechos como el trabajo, la salud, la ciudadanía.

Este nuevo modelo «retoma experiencias locales e internacionales exitosas e inspiradoras que se contextualicen a la realidad mexicana», dijo.

En el Foro Internacional se presentaron las experiencias de las escuelas vinculadas con la organización YouthBuild en Estados Unidos, Sudáfrica y otras regiones. Estas escuelas generan espacios de aprendizaje desde la práctica y el trabajo para jóvenes que se han quedado fuera del sistema educativo y en contextos vulnerables.

Permite que los jóvenes consigan su certificado de educación media superior a través de un modelo práctico, contextualizado y flexible que responde al desarrollo de las competencias cognitivas y laborales necesarias acordes con la realidad de cada región.

Durante los últimos 22 años YouthBuild ha transformado la vida, las oportunidades y las perspectivas de 165 mil jóvenes en 264 comunidades de Estados Unidos, promoviendo su inclusión económica, su liderazgo y el ejercicio de su ciudadanía.

Phil Matero, Fundador y Director Ejecutivo de la Escuela Charter YouthBuild de California, explicó el modelo Charter, como programa de segunda oportunidad para jóvenes que han dejado la escuela.

Este tipo de espacios de aprendizaje de YouthBuild cumple con las normas que dictan las autoridades educativas, pero sobretodo se adapta a la realidad de las comunidades donde viven los estudiantes. Se otorgan certificados de “high school” con validez oficial, de forma gratuita, (equivalente al nivel EMS en México).

Tere Lanzagorta, directora de Youthbuild International México, explicó que en nuestro país se requieren con urgencia opciones de segunda oportunidad, flexibles y que tengan componentes adecuados para atender las necesidades socio-emocionales de los jóvenes mexicanos.

“Es necesario seguir creciendo y tejiendo alianzas a nivel local. Nuestro modelo empezará en los gobiernos estatales, buscando opciones que estén conectadas con la demanda de los mercados laborales y las opciones reales de inserción económica y será una real política pública porque participará la sociedad civil, las empresas, las universidad y por supuesto las autoridades”, finalizó.

spot_img
spot_img
spot_img