La Casa Blanca adelanta que buscan acuerdos sobre tráfico de drogas, inmigrantes y semiconductores

México.- Canadá, Estados Unidos y México tomarán medidas para reforzar la industria norteamericana de semiconductores, dijo el martes la Casa Blanca, mientras los tres países tratan de solucionar una disputa sobre las políticas energéticas del país latinoamericano que preocupa a inversores.

En un comunicado previo a una cumbre de líderes norteamericanos en Ciudad de México, la Casa Blanca dijo que los tres países organizarían a principios de 2023 un foro sobre semiconductores para aumentar la inversión en la estratégica industria de alta tecnología.

Esto, según la declaración, significaría coordinar el mapeo de la cadena de suministro de semiconductores para identificar las necesidades y oportunidades de inversión en la fabricación de chips que se utilizan en todo, desde las telecomunicaciones, a la fabricación de automóviles y defensa.

Según la Casa Blanca, los tres gobiernos también intensificarán su cooperación para erradicar el tráfico de drogas y mejorar las vías legales para los inmigrantes.

La industria de los semiconductores ha estado dominada durante mucho tiempo por Asia, y las interrupciones durante la pandemia del covid-19 causaron estragos en las cadenas de suministro norteamericanas.

Las esperanzas de México de beneficiarse del impulso a la producción de semiconductores se han visto socavadas por la disputa energética, con Washington y Ottawa quejándose de que las políticas mexicanas están poniendo a sus inversores en desventaja.

Preocupaciones en la mira

La disputa es uno de los puntos centrales de la cumbre, y Canadá volvió a plantear el asunto el lunes.

La ministra canadiense de Comercio Internacional, Mary Ng, expresó su preocupación por las políticas energéticas de México y sus posibles efectos en las inversiones canadienses en una reunión con la secretaria mexicana de Economía, Raquel Buenrostro.

En julio, Estados Unidos y Canadá iniciaron un procedimiento formal de solución de diferencias contra su socio latinoamericano en el marco de un acuerdo comercial regional, al discrepar de las medidas aprobadas por México para dar prioridad a sus endeudadas empresas energéticas estatales.

Ng dijo que era importante encontrar una «solución mutuamente aceptable» a la disputa, y también señaló su preocupación por el trato que reciben las empresas mineras canadienses en México.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden; su homólogo mexicano, Andrés Manuel López Obrador, y el Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, se han comprometido a profundizar la integración económica regional mientras se preparan para una reunión trilateral el martes.

Los líderes harán declaraciones públicas tras sus conversaciones en Ciudad de México. Biden y Trudeau mantendrán una reunión bilateral durante la jornada.

Biden y López Obrador se reunieron el lunes y discutieron el fortalecimiento de los lazos económicos, la lucha contra el narcotráfico y los enfoques para frenar la migración ilegal, dijo la Casa Blanca.

En el marco del Diálogo de América del Norte sobre Política de Drogas (NADD, por su sigla en inglés), los tres países adoptarán un «marco estratégico actualizado» para hacer frente a las amenazas que plantean los narcóticos prohibidos, dijo la Casa Blanca.

Esto incluiría un mayor intercambio de información sobre los productos químicos utilizados para fabricar drogas, incluido el fentanilo, un opioide sintético al que se atribuyen miles de muertes por sobredosis en Estados Unidos.

Según la Casa Blanca, los tres países también se han comprometido a reducir las emisiones de metano procedentes de residuos sólidos y aguas residuales en al menos un 15% para 2030 con respecto a los niveles de 2020.

También crearán una plataforma virtual para facilitar a los inmigrantes el acceso a vías legales. «Esto proporcionará a los migrantes potenciales la información que necesitan para llegar a México, Estados Unidos y Canadá de forma legal, haciendo que sea menos probable que recurran a los traficantes», afirmó.