Sanciones de 4 a 30 años a reos evadidos y quienes coadyuvaron en fuga

Los artículos 150, 153 y 154 del Código Penal Federal, establecen penas de seis meses a tres años a reos que se fuguen y condenas de seis meses a 30 años a quien colabore para la fuga, según lo citado en la página web www.jurídicas.unam.mx, de la Universidad Nacional Autónoma de México.

 

Patricia Azuara/TodoNoticias

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- Los 29 reos fugados del Centro de Ejecución de Sanciones (CEDES) de Ciudad Victoria sumarán a su condena hasta cuatro años adicionales de prisión; en tanto que los funcionarios del penal que están bajo investigación podrían alcanzar una pena máxima de 30 años, de comprobarse su culpabilidad.

Los artículos 150, 153 y 154 del Código Penal Federal, establecen penas de seis meses a tres años a reos que se fuguen y condenas de seis meses a 30 años a quien colabore para la fuga, según lo citado en la página web www.jurídicas.unam.mx, de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El pasado 22 de Marzo, se evadieron 29 reos del penal de la capital tamaulipeca, al día de hoy ya fueron reaprehendidos 18 de ellos; las autoridades de seguridad pública estatal y federal continúan las labores de búsqueda para recapturar a los 11 restantes.

Tras esta evasión masiva, 41 funcionarios públicos están bajo investigación; entre ellos, el Director del penal, el Jefe de Seguridad y 38 custodios quienes son sujetos de las indagatorias

El Código Penal Federal en el Capítulo I de “Evasión de Presos”, establece en su artículo 150 que, “se aplicarán de seis meses a nueve años de prisión al que favoreciere la evasión de algún detenido, procesado o condenado. Si el detenido o procesado estuviese inculpado por delito o delitos contra la salud, a la persona que favoreciere su evasión se le impondrán de siete a quince años de prisión, o bien, en tratándose de la evasión de un condenado, se aumentarán hasta veinte años de prisión”.

Agrega, “si quien propicie la evasión fuese servidor público, se le incrementará la pena en una tercera parte de las penas señaladas en este artículo, según corresponda. Además será destituido de su empleo y se le inhabilitará para obtener otro durante un período de ocho a doce años”.

El artículo 152 de dicha normatividad, señala que, “al que favorezca al mismo tiempo, o en un solo acto, la evasión de varias personas privadas de libertad por la autoridad competente, se le impondrá hasta una mitad más de las sanciones privativas de libertad señaladas en el artículo 150, según corresponda”

El artículo 153 menciona, “si la reaprehensión del prófugo se lograre por gestiones del responsable de la evasión, se aplicarán a éste, de diez a ciento ochenta jornadas de trabajo en favor de la comunidad, según la gravedad del delito imputado al preso o detenido, salvo lo dispuesto por el artículo 150, segundo párrafo”

Y el pasado 3 de febrero el Congreso de la Unión aprobó el dictamen que reforma el artículo 154 del Código Penal Federal el cual establece una pena de seis meses a tres años de prisión a la persona sentenciada que se fugue, la cual se incrementará en un tercio cuando la persona esté coludida con otros sentenciados o la huida se haga con violencia. El artículo 154 señala de forma textual, que, “a la persona privada de su libertad que se fugue, se le impondrán de seis meses a tres años de prisión, esta pena se incrementará en un tercio cuando la persona obre de concierto con otra u otras personas privadas de su libertad y se fugue alguna de ellas o ejerciere violencia en las personas”.

A este escenario legal se enfrentarán los reclusos que por voluntad propia formaron parte de la comisión de este acto, considerado y tipificado como delito grave por las leyes vigentes, y que se sumarán a los procesos o sentencias que ya enfrentaban privados de su libertad.

Cabe destacar que la fuga de reos del CEDES Victoria, se llevó a cabo utilizando un túnel de 5 metros de profundidad y 40 metros de largo, presuntamente construido de manera empírica por ellos mismos lo cual facilitó el escape de 29 reos y un civil ajeno que tras resistirse al robo de su vehículo fue ultimado.

A tan solo 48 horas posteriores a ese primer suceso, se registró una riña entre internos que dejo al menos dos personas muertas al interior de la penitenciaria capitalina.

Lo que provocó que la Secretaría de Seguridad Pública del Estado apoyada por Fuerzas Federales, aplicaran un cateo y la destrucción de construcciones irregulares que estaban asentadas en el módulo dos del penal y que eran utilizados para realizar actividades no permitidas.